10 curiosidades sobre insectos

10 curiosidades sobre insectos

Los insectos están por todas partes. Nos encontramos con ellos todos los días. ¿Cuánto sabemos sobre ellos? Ahí van 10 curiosidades sobre insectos.

1. Los insectos son pequeños, pero se benefician de ello

Un insecto no tiene mucha masa corporal, pero la superficie de su cuerpo es grande en proporción a esa masa. Eso implica que las fuerzas físicas no afectan a los insectos como lo hacen a los animales más grandes. Teniendo en cuenta que la relación entre su masa corporal y el área de superficie, pueden lograr acciones físicas que para los humanos resulten imposibles, o incluso para animales pequeños. Un insecto puede soportar caídas porque su peso mínimo supone aterrizar con mucha menos fuerza. El área de superficie relativamente grande de un insecto crea mucha resistencia a medida que se mueve por el aire, por lo que se ralentiza cuando llega al suelo.

2. Superan en número al resto de animales terrestres juntos

En número, podríamos decir que los insectos dominan el planeta. Si contásemos todos los tipos de animales terrestres conocidos hasta ahora, ese total sigue siendo únicamente alrededor de un tercio de las especies de insectos conocidas. La lista de los conocidos hasta ahora supera el millón y subiendo. Algunos científicos creen que la cifra podría llegar a los 30 millones de especies. Desafortunadamente, es probable que la mayoría se extinga mucho antes de descubrirlos.

3. Sus colores tienen un propósito

El color de un insecto puede ayudarlo a ahuyentar enemigos y encontrar pareja. Ciertos colores y patrones (coloración aposemática) advierten a los potenciales depredadores. Muchos insectos usan el color para camuflarse, lo que permite que el insecto se mezcle con su entorno. Sus colores pueden incluso ayudar a los insectos a capturar la luz del sol para mantenerse cálidos o reflejar la luz para mantenerse frescos.

4. Algunos insectos no son insectos

La clasificación de artrópodos es fluida, ya que los entomólogos y taxónomos recopilan nueva información y revalúan cómo los organismos se relacionan entre sí. En los últimos años, los científicos determinaron que algunos artrópodos que fueron considerados insectos durante mucho tiempo en realidad no lo eran. Los artrópodos Protura, Collembola y Diplura, por ejemplo, ahora se identifican como hexápodos entognathous en lugar de insectos.

5. Aparecieron en la Tierra hace al menos 400 millones de años

El registro fósil de insectos nos remonta a unos 400 millones de años. Con el crecimiento de bosques terrestres en tierra firme en el período Devónico, y con ellos las plantas, llegaron los insectos. A pesar de ser poco probable de que exista evidencia fósil de insectos antes de ese periodo, sí que hay evidencia de plantas fósiles de aquella época y algunas de esas plantas fueron devoradas por ácaros o insectos de algún tipo.

6. Todos tienen las mismas piezas bucales básicas, pero las usan de manera diferente

Los insectos comparten estructuras básicas para formar piezas bucales. El labrum y el labio funcionan en esencia como los labios superior e inferior. La hipofaringe es una estructura en forma de lengua que se proyecta hacia adelante. También están las mandíbulas y, finalmente, los maxilares, que cumplen varias funciones como masticar y sujetar la comida. El tipo de piezas bucales que tiene un insecto puede ayudar a identificar su orden taxonómico. 

7. Tienen tres tipos de ojos

Muchos insectos adultos y algunos inmaduros tienen unos ojos bastante grandes, llamados ojos compuestos, para detectar luz e imágenes. Estos ojos están formados por sensores de luz individuales conocidos como omitidios. Lentes que funcionan en conjunto para permitir que el insecto vea lo que hay a su alrededor. Algunos insectos tiene solo unos pocos omitidos en cada ojo, mientras que otros tienen docenas. 

La gran mayoría de insectos tienen tres estructuras simples de detección de luz llamadas ocelos en la parte superior de la cabeza. Estos simplemente ayudan al insecto a detectar cambios en la luz.

El tercer tipo de ojo, por llamarlo de alguna manera, son tallos a los lados de la cabeza de los insectos. Detectan la luz a ambos lados del insecto y esto puede servir al insecto inmaduro a moverse.

8. Algunos insectos cumplen funciones ecológicas específicas

Algunas veces, el insecto proporciona un servicio ecológico tan específico que su extinción podría suponer el equilibrio de ese ecosistema. Existen numerosos ejemplos de plantas con flores que requieren un insecto politizado específico para sembrar.

9. Algunos insectos tienen relaciones y se preocupan por sus hijos

Algunos insectos cuidan y protegen a sus crías a medida que se van desarrollando. Algunas madres cuidan sus huevos hasta que nacen e incluso se quedan con las ninfas jóvenes, defendiéndose de los depredadores. Por otro lado, algunos padres cargan sus huevos en la espalda, manteniéndolos oxigenados e hidratados. 

10. Gobiernan el mundo

Los insectos habitan en prácticamente todos los rincones del mundo. Viven en glaciares, selvas tropicales, desiertos e incluso en la superficie de los océanos. Los insectos son capaces de descomponer desde cadáveres hasta estiércol y troncos caídos. Controlan las malas hierbas, matan las plagas de los cultivos y polinizan cultivos y otras plantas con flores. Son portadores de virus, bacterias y protozoos. Cultivan hongos y dispersan semillas.

Tal vez te interese 4 curiosidades sobre las cucarachas.

¡Comparte esto ahora mismo!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Más noticias